Skip directly to content

LA DECLARACIÓN CERO

CERO MUERTES POR TUBERCULOSIS
CERO NUEVAS INFECCIONES POR TUBERCULOSIS
CERO SUFRIMIENTO POR TUBERCULOSIS


Para obtener más información, envíanos un mensaje.


22 de julio de 2012.

Somos un grupo de activistas, personal médico y de investigación, ejecutores de programas y oficiales gubernamentales, así como tomadores de decisiones que se reunieron en Cambridge, Massachusetts, desde el 30 de mayo al 1 de junio de 2012, para centrar la lucha mundial contra a tuberculosis (TB) en conseguir que haya cero muertes por TB, ninguna nueva infección y no más sufrimiento derivado de la enfermedad. Nos comprometemos a que haya cero muertes por TB, cero nuevas infecciones y cero sufrimiento y estigma porque:

  1. La tuberculosis se puede prevenir y es curable
  2. La principal causa de las muertes innecesarias por tuberculosis, las nuevas infecciones y el sufrimiento y estigma es la falta de voluntad político
  3. Todos los países del mundo tienen el potencial de conseguir el objetivo de cero muertes por TB, ninguna otra infección y cero estigma y discriminación por TB.


Esto es un grito de auxilio para actuar contra la TB. Necesitamos una nueva actitud global en la lucha contra la enfermedad. Necesitamos cambiar la forma de pensar y trabajar. Necesitamos reaccionar de forma adecuada contra esta enfermedad biosocial de gran e inaceptable magnitud que mata a millones de personas, innecesariamente, frente a nuestros ojos y que empobrece y degrada la vida de otros tantos millones de personas. Tenemos que romper con los viejos enfoques que han fallado para utilizar racionalmente los métodos más efectivos contra la enfermedad, y movilizar suficiente compromiso político y recursos para prevenir la transmisión, enfermedad y muerte. No podemos aceptar más de cero nuevas infecciones y muertes por tuberculosis.

La inmensidad de los desafíos planteados por la creciente e incontrolada proliferación de formas resistentes a los fármacos de tuberculosis demuestra los fallos del status quo. Demasiados casos de TB ni son diagnosticados ni tratados a tiempo para evitar la constante transmisión. Incluso cuando se diagnostica un caso de TB resistente a fármacos, demasiado a menudo los programas locales no están preparados ni equipados para proveer el tratamiento o seguimiento adecuado. La mayoría de los nuevos casos de TB resistente a fármacos (DR-TB) ocurren por transmisión persona a persona; un estudio de China de junio de 2012 muestra que una de cada diez personas con TB en China tiene una cepa multirresistente a fármacos (MDR-TB), una de cada 120 tiene una cepa extremadamente resistente a fármacos (XDR-TB) y la mayoría son nuevos casos que nunca han recibido tratamiento con medicamentos de segunda línea.  Estos datos del país más poblado refuerzan nuestra demanda de un cambio radical en el enfoque global a la pandemia de la TB; demuestran que los esfuerzos por controlar la DR-TB sólo centrados en los pacientes de mayor riesgo fallan en detectar la mayoría de casos. Menos del 3% de aquellas personas diagnosticadas con TB son analizadas con test de susceptibilidad a fármacos, y menos del 5% con DR-TB reciben una terapia apropiada y guiada por dichos tests. La mayoría de casos de DR-TB –estén o no diagnosticados- no reciben terapia o reciben el régimen equivocado. La estrategia actual contra la TB falla a estas personas y las expone a ellas y sus comunidades a riesgos inaceptables de transmisión, sufrimiento innecesario y muerte evitable.

Estamos comprometidos a trabajar con países, tomadores de decisión, gerentes de salud y programas, equipos de investigación y activistas para conseguir el compromiso y la voluntad políticas necesarias para obtener la reducción más rápida y sostenible en nuevas infecciones y muertes por TB tanto en niños como adultos con el objetivo de cero nuevas infecciones y muertes por TB.

Ningún adulto o niño debería morir por TB, una enfermedad que se puede prevenir y que es curable desde finales de la década de los 40. No podemos estar satisfechos con objetivos parciales, como el de reducir la mortalidad en un 50% comparado con 1990, o simplemente revertir la epidemia, o con estrategias que pretenden llegar a la eliminación de la TB en 2050 –mucho después de que los actuales líderes y tomadores de decisiones se hayan retirado o ido. Más bien, debemos comprometernos a ninguna nueva infección y cero muertes por TB. Llegar a las cero muertes por TB está a nuestro alcance.

Con los medicamentos actualmente disponibles y programas de TB funcionando y reforzados, el 95% de los nueve millones de nuevos casos anuales de TB sensible a medicamentos pueden ser curados. De los 800.000 casos prevalentes de MDR-TB, al menos el 70% pueden ser curados. Y de los 240.000 casos prevalentes de XDR-TB, al menos el 30% pueden también ser curados. Así, con la suficiente voluntad política para implementar el acceso universal a diagnóstico, tratamiento y cuidado de alta calidad, 8.172.000 (8,2 millones) de personas pueden ser curadas cada año.

Una proporción importante de casos de TB no pueden ser curados con las medicinas actualmente disponibles. Ésta es una consecuencia de la negligencia de las estrategias básicas y conocidas para tratar con éxito la TB sensible a fármacos y para prevenir la transmisión de TB resistente a fármacos, y la desastrosa negligencia en el desarrollo de nuevas medicinas para la tuberculosis en los últimos 40 años. Sin embargo, los nuevos regímenes de tratamiento ahora en desarrollo ofrecen la esperanza de una cura más rápida y fácil tanto para adultos como para niños, sin importar la resistencia a fármacos de la TB ni la co-infección por VIH: al menos seis nuevas medicinas de cuatro nuevas familias están en fase de investigación clínica a día de hoy. Es muy posible que las combinaciones de tres o cuatro de estas nuevas medicinas puedan ser usadas para tratar y curar todas las formas de TB.

Sin embargo, sin un diagnóstico fácil y barato disponible en los puntos de cuidado y tratamiento temprano y apropiado basado en los test de sensibilidad a fármacos, las posibilidades de estas nuevas medicinas y regímenes se perderán pronto.

La intensificación de la inversión en investigación y desarrollo (I+D) en tuberculosis será un elemento esencial para llegar a cero. El mundo destina menos de un tercio de los dos mil millones de dólares que se necesitan anualmente para descubrir y desarrollar nuevos diagnósticos, fármacos y vacunas necesarios para eliminar completamente la TB, según estimaciones de Alianza Alto a la Tuberculosis (Stop TB Partnership). Reconocemos cuatro requisitos fundamentales para llegar a cero muertes, nuevas infecciones y sufrimiento.

Primero, desarrollar y testar de diagnósticos baratos, precisos y sin instrumentalización para los puntos de cuidado para todos las formas de tuberculosis; segundo, regímenes más cortos, efectivos, seguros y asequibles para tratar todas las formas de infección y enfermedad de la TB; tercero, una vacuna exitosa y efectiva para la TB; y cuarto, todas estas recomendaciones necesitan el apoyo de un compromiso por la justicia social y la lucha directa contra las disparidades de salud y económicas que alimentan la propagación de la tuberculosis en todo el mundo. Los Gobiernos en los países ricos y en aquellos países afectados gravemente por la epidemia de la TB deben intensificar rápidamente su inversión en I+D en tuberculosis. El objetivo de cero nuevas infecciones y muertes por TB aumenta la urgencia de una mayor inversión y un desarrollo más rápido de nuevos regímenes terapéuticos para la TB, tests diagnósticos y vacunas.

Cero nuevas infecciones.   


Una de los retos más antiguos de la TB es su habilidad para causar una infección latente sin poner a la persona enferma. Para algunas personas, la enfermedad se desarrolla años después, permitiendo un brote de TB tras varias generaciones. Sin embargo, los programas contra la TB pueden interrumpir esta transmisión al diagnosticar cada caso de infección tuberculosa latente y cada caso de enfermedad activa.

Las personas con TB necesitan diagnósticos asequibles y accesibles en los puntos de cuidado para detectar la TB y la resistencia a fármacos en hogares y comunidades. Necesitamos ampliar la disponibilidad de nuevos métodos de diagnóstico más rápidos haciéndolos asequibles y accesibles en las áreas sin electricidad. Es más, un test en el punto de cuidado sin instrumentalización, sin necesidad de electricidad ni dependiente de las cadenas de frío se necesita de forma urgente para diagnosticar todas las formas de TB en adultos y niños, sin importar la farmacorresistencia o la co-infección por VIH.

Cero sufrimiento.


La tuberculosis ataca a los más vulnerables. Es la principal causa de morbilidad y  mortalidad relacionada con el VIH, matando entre 350.000 y 450.000 personas con VIH cada año. Actualmente, a la mitad de pacientes con TB se les realiza la prueba de VIH, y a la mitad de pacientes con VIH se les somete a pruebas y cribados de la TB. En pacientes co-infectados, los estudios han probado que el uso de terapia antirretroviral reduce significativamente las infecciones por TB tanto en las personas como en sus comunidades, y reduce la mortalidad relacionada con la TB. Debemos asegurarnos que las personas con VIH que están expuestas y se infectan por M. tuberculosis (pero que no están enfermas) reciben el tratamiento preventivo basado en isoniazida para prevenir la TB activa.

Llegar a las cero muertes significa diagnosticar y curar todos los casos de TB en personas con VIH, y tratar todos los casos de VIH en personas co-infectadas por VIH-TB con el acceso inmediato a terapia antirretroviral apropiada. Aunque algunos fármacos para el VIH no pueden ser tomados con medicinas para la TB, muchos de los regímenes actualmente disponibles pueden tratar ambas de forma simultánea. Nuevos fármacos y regímenes ayudarán a aliviar esta situación. La integración de políticas, programas y prácticas del diagnóstico, tratamiento y prevención tanto del VIH como de la TB es la mejor y más efectiva manera de mejorar los resultados en la lucha contra ambas enfermedades, y necesita ser acelerada a nivel global.

Las personas que no son diagnosticadas ni tratadas y aquellas que reciben medicación para la TB sufren estigma, discriminación, pérdida de trabajo y la imposibilidad de cuidar y proveer al resto de la familia. Estas pérdida afecta negativamente la productividad y economía comunitaria y nacional.

Ya que la TB se transmite exclusivamente por el aire, se necesita una mayor atención e implementación a los programas de prevención que utilicen estrategias accesibles y asequibles que eviten la transmisión aérea. Esta área olvidada es central en la reducción de infecciones y muertes por TB, y requiere la combinación de intervenciones como la vacunación de niños con la BCG, la mejora del control de la infección tanto en centros de salud como en la comunidad, búsqueda activa de casos, tratamiento de la infección latente, tratamiento exitoso y curación de la enfermedad activa.

Los siguientes elementos son clave para llegar a las cero muertes, cero nuevas infecciones y cero sufrimiento por TB:

  1. Voluntad y compromiso político de los Gobiernos y Comunidades. La voluntad política es la fuerza motriz que permite a los países con alta carga de TB reducir las muertes, infecciones y sufrimiento. El compromiso de los otros sectores de gobierno más allá del sector de salud –y de la sociedad más allá del gobierno, incluyendo el sector privado, sin ánimo de lucro, la industria y la sociedad civil- son clave en conseguir los objetivos. Necesitamos enfrentarnos a los determinantes sociales de esta enfermedad que afecta básicamente a las personas pobres y marginadas, y proporcionar el aumento significativo de los recursos imprescindibles para conseguirlo. El compromiso comunitario en todos los frentes es necesario para conseguir cero muertes, cero nuevas infecciones y cero sufrimiento por TB. Por ejemplo:
    • La República de Sudáfrica ha apoyado el objetivo de cero muertes, nuevas infecciones y estigma por TB en su Plan Estratégico Nacional para el Sida, la Tuberculosis y las Infecciones de Transmisión Sexual 2012-2016.
       
    • El Reino de Lesotho, que hace siete años no contaba con un laboratorio de TB funcionando, ha demostrado que un país con alta carga de enfermedad y de renta baja puede curar o completar el tratamiento del 88% de sus pacientes con MDR-TB sin ninguna pérdida en el seguimiento. A partir de este éxito, la Comunidad del África Meridional para el Desarrollo (SADC, por sus siglas en inglés) con el apoyo de muchos socios está implementando planes de un programa coordinado para una subregión de 14 países para hacer seguimiento y tratar a trabajadores migrantes, mineros y otros que viajan entre esos 14 países, utilizando un pasaporte sanitario y protocolos comunes de diagnóstico y tratamiento.
       
    • Los Estados Unidos, que han apoyado la estrategia para la eliminación de la TB, ahora disfruta, tras 20 años de esfuerzos, de las tasas más bajas de TB de su historia. Esto se debe a la combinación de voluntad política, detección activa de casos y estudio de contactos, terapia preventiva, programas de tratamiento funcionando adecuadamente y con supervisión, y acceso universal a pruebas de susceptibilidad a fármacos, lo que permite acceso universal a terapias diseñadas a curar la TB pese al perfil de resistencias.
       
    • Muchos otros países, particularmente aquellos de renta media como Brasil, China, India, Rusia y Sudáfrica, tienen una gran capacidad aún por demostrar totalmente para reunir la voluntad política necesaria que permita llegar a cero muertes, infecciones y sufrimiento a causa de la TB.  
       
  2. Detección activa de casos y eliminación de la transmisión de la TB. Desde la década de los 90, la mayoría de programas de TB del mundo se han centrado en la detección pasiva de casos de pacientes enfermos, la mayoría de ellos enfermando progresivamente durante meses. Sin acceso a un diagnóstico preciso, la TB continúa transmitiéndose en los centros de salud, los hogares y los estructuras comunitarias, incluyendo prisiones, minas y otros espacios densamente poblados y poco ventilados. El fracaso en la prevención de la transmisión y en la detección temprana de la infección y la enfermedad activa provoca peores resultados que incluyen sufrimiento y mortalidad, transmisión continuada, estigma y discriminación. Sin embargo, pasar de una detección pasiva a una activa es posible y aceptable para pacientes y comunidades, y será clave para llegar a cero nuevas infecciones y muertes por TB.

    Resultados recientes del estudio ZAMSTAR en Sudáfrica y Zambia han mostrado que la búsqueda activa de casos en hogares con las derivaciones apropiadas puede reducir en un 22% la TB en zonas rurales y urbanas con alta prevalencia de VIH. La iniciativa TB REACH está demostrando que, al implementar estrategias innovadoras de detección activas, la detección de casos de TB entre grupos de población vulnerable puede aumentar considerablemente. Sólo en un año, los proyectos de TB REACH mejoraron la detección de casos en una media del 33% y en algunas zonas, más del 100%. Programas piloto en zonas rurales de Sudáfrica demostraron que la integración de búsqueda de casos intensiva de TB y VIH basados en la comunidad es factible, aceptable y capaz de identificar casos de VIH y tanto casos de TB sensible a fármacos como resistente de forma temprana, incluso en áreas rurales remotas y empobrecidas.
     
  3. Cuidados y terapia centrada en la familia y la comunidad para bloquear la transmisión. La TB ataca a los vulnerables. Sin embargo, cada comunidad puede llegar a la detección universal de casos y de seguimiento de contactos. al empoderar a las personas y las comunidades para que puedan identificar lugares donde la TB se transmite y poner en práctica estrategias de prevención de la tuberculosis. El tratamiento para curar también puede ser posible con acceso universal a tests de susceptibilidad a fármacos utilizando tests de diagnósticos rápido validados. Los casos deberían ser detectados en menos de un mes del inicio de síntomas, y el tratamiento iniciado de forma inmediata adaptado cuando estén disponibles los resultados de los tests de sensibilidad a fármacos. Hogares, comunidades, redes sociales y contactos profesionales o personales (incluyendo niños) de personas con TB deben ser evaluados tanto para enfermedad activa como infección latente de TB y recibir el tratamiento apropiado según el caso. Muchos países ya reconocen la importancia del tratamiento a la infección latente de TB en sus guías, aunque aún no lo han implementado.

    Resultados recientes del estudio THRio llevados a cabo por el consorcio CREATE muestran como es posible implementar el tratamiento a la infección latente de TB en zonas urbanas de alta carga y prevalencia de VIH.

    Otras fortalezas del enfoque de atención y cuidados centrados en la familia y la comunidad incluyen la evaluación de todos los miembros de la familia y contactos cercanos de casos infecciosos, derivación universal a tratamiento y cura apropiados, profilaxis universal cuando es necesaria, reducción del estigma e integración de otros servicios de salud, incluyendo la prevención y tratamiento de otras enfermedades infecciosas (incluyendo el VIH y la malaria) y enfermedades no transmisibles. Llegar a cero requiere enfoques proactivos para diagnosticar y tratar menores, mujeres embarazada y madres, así como poblaciones marginalizadas como personas en prisión, trabajadores migrantes y usuarios de drogas.
     
  4. Intensificar la prevención, cuidado y tratamiento de TB para mujeres y menores, quienes son desproporcionadamente vulnerables. Los programas de salud materno-infantil y programas integrados de cuidado neonatal y pediátricos están preparados para incorporar de forma adecuada la prevención, diagnóstico, tratamiento y cura de la TB como parte de la atención primaria.


Ahora, en 2012, es el momento adecuado para pedir y llegar a las cero muertes por TB, cero nuevas infecciones y cero estigma y sufrimiento. Ya es hora de desplegar estrategias conocidas y exigir acceso a nuevas medicaciones, diagnósticos y vacunas en desarrollo. Llamamos a los países y comunidades de todo el mundo a comprometerse, de forma urgente e inmediata, a trabajar por llegar a cero muertes por TB, cero nuevas infecciones y cero sufrimiento por TB.


¡Únete al movimiento!

Firma como individuo/a.

Firma como organización.

Para obtener más información, envíanos un mensaje.


Signatarios